Testimonio de Angela. Hija de una víctima de la psiquiatría.

RESUMEN.

Angela Española en Colombia. «A mi madre un psiquiatra le hizo un diagnóstico pseudocientífico de comportamiento obsesivo compulsivo por creencias rígidas de religión y le recetaron antipsicóticos, a la semana de  empezar a tomarlos tuvo una embolia facial y el médico que la atiende en urgencias anota en el informe médico que mi madre era hipersensible a los antipsicóticos. A mi madre le habían hecho un Tac antes de entrar por primera vez en su vida en la consulta de un psiquiatra y los resultados decían que su cerebro estaba bien y que su cerebro era normal. Por lo que era evidente que los antipsicóticos le hacían y le habían hecho daño en tan solo una semana de tratamiento. A pesar de todo la obligaron a tomar antipsicóticos durante el siguiente año hasta que fue por primera vez a la consulta de un neurólogo que le recetó más antipsicóticos y un antidepresivo entre otras cosas. Ocho años después mi madre muere con demencia, una demencia inducida por las drogas psiquiátricas. Desde entonces soy una activista que como otros, aún pocos, queremos que se abra un debate científico y riguroso en la sociedad de la influencia de las drogas psiquiátricas en la demencia.»

TESTIMONIO DE ANGELA. (ÁNGELES).

Mi nombre es Ángeles, española y residiendo actualmente en Colombia.

En 2009 mi madre fue diagnosticada por Comportamiento Obsesivo Compulsivo. La psiquiatra hizo el diagnóstico basándose en la información que mi madre le brindó sobre que le gustaba hacer en su vida y sus creencias. Mi madre le hablo de la importancia de la fe en su vida y de lo que había supuesto en su vida tener fe en Dios. El diagnóstico fue “creencias rígidas de religión”. Ello le valió para salir de la consulta con los fármacos Haloperidol, Quetiapina y Zyprexa.(Los tres son antipsicóticos) Antes de la consulta a la psiquiatra se le hizo un TAC donde el médico certifico que su cerebro estaba bien dentro de los límites normales. Entonces, ¿Qué sentido tuvo drogarla?. ¿Amparada en que?. A la semana de tomar los antipsicóticos mi madre sufrió una embolia facial, en urgencias el médico hizo un escrito donde advertía que la paciente era hipersensible a los neurolépticos(antipsicóticos) y la ponían en lista de espera urgente con la neuróloga (HASTA UN AÑO DESPUÉS NO FUÉ ATENDIDA EN CONSULTA). Mientras tanto al salir del hospital la psiquiatra la siguió formulando con los antipsicóticos. Un año de deterioro físico y cognitivo brutal. Tenía pesadillas con gritos por la noche, la mirada parecía que se le iba a salir, entraba en pánico. En medio le dieron también en gotas Risperdal, al momento sintió que las piernas se le paralizaban. Se lo retiraron. Llegamos al año a la famosa consulta de la neuróloga; los informes de urgencia valieron para nada puesto que aún el médico advirtiendo la neuróloga la metió en el protocolo del Alzheimer y salió de nuevo formulada con la Quetiapina y Exolón además de Trazodona (antidepresivo). ¿Para qué las pruebas como el TAC que dejaba que no tenía ningún problema físico , no había rastros de ictus, atrofia, coágulo o placas beta amiloíde? ¿Para qué el informe del médico donde dejaba claro que mi madre no toleraba los antipsicóticos?. Yo por aquel entonces no conocía la demencia, era terapeuta pero sí era testigo de los cambios alarmantes de mi madre. Te acabas creyendo lo que te dice el médico. Hasta llegar el 2014 mi madre sufrió 28 ingresos de urgencia porque quedaba en estado catatónico además de neumonía. En cinco años engordó, el pecho le aumentó, sufría de boca seca, aparecieron cataratas, la expresión del rostro le cambió, sedación extrema, problemas de movilidad, se caía, las piernas no le respondían, veía una niña, estreñimiento, problemas en el  habla, no gesticulaba, rigidez, Parkinson y al final disfagia. También discinesia. En enero 2014 entendí el porque estaba así pues el médico siempre me repetía la misma historia: es la enfermedad. Leí todo lo que pude sobre la demencia, contacté con la doctora Mary Newport. Pedí el alta y me la llevé a casa, Le quité todas las drogas y le hice un cambio alimenticio y suplementaba con vitaminas y minerales además de aceite de coco como grasas buenas. Mi madre se convirtió en un monstruo por la medicina. Los médicos me evadían al saber que no quise darle más los antipsicóticos. Tristemente para mi madre al cabo de dos años y medio le apareció un exantema en las manos y inflamación en manos, la doctora ni la valoró pues vino a casa la miro por encima dijo que podría ser algo viral o neumonía o infección urinaria. Que le diera Amoxicilina Clavulónica y si en tres días no mejoraba le daría otro antibiótico. Ni tan siquiera una analítica para saber el porqué del exantema. A los cuatro días fui yo quien la baje al hospital al ver que estaba peor. Sorpresa; problemas de hígado, transaminasas elevadas. Ingreso un 7 de marzo del 2017 y hasta el 23 de marzo después de insistir le hicieron una ecografía de hígado. La ecografía reflejó que tenía fango en la vesícula. Los malditos por el protocolo que tienen con adultos mayores no le hicieron nada, no era candidata para nada, ni UCI ni otras medidas. Tan sólo para sintomático. La lucha que tuve pidiendo por favor que dejaran de darle Paracetamol que está contraindicado en problemas graves de hígado. Tan sólo le dieron el ácido para las piedras. Nada más . La dejaron morir, así de claro. El parte del hepatólogo dijo: Hepatitis Tóxica Fulminante por Amoxicilina Clavulónica. De remate le dieron el coctel mortal un día antes de su muerte de Escopolamina, Milazolam y Morfina sin mi consentimiento. Te dan un certificado médico y acá no ha pasado nada. Le colgaron el diagnóstico de demencia cuerpo de lewy.

Su demencia fue inducida por las drogas. Un asesinato. Desde entonces soy activista y difundo por el mundo el genocidio que hace la medicina en la gente mayor induciéndola a demencia con la promesa de mejorar o curar ese famoso déficit químico. No olvidar cuando te metés en esta mafia de la salud mental el control y acoso que te hacen, algunas charlas mías estuvieron coaccionadas a que me cedían el sitio a cambio de no hablar de las farmacéuticas y las drogas. La prensa, los medios de comunicación, está todo comprobado.

En honor a mi madre amada asesinada impunemente por una medicina que dice que cura, que sino entras en su protocolo te hace la vida imposible. Basta ya.

La medicina no cura, te encierra en un infierno difícil de salir; cronifica y mata en vida. Mi madre fue un muerto en vida por los egoísmos y controles de una rama psiquiátrica llamada Psiquiatría. Y apoyada por médicos y neurólogos.

Justicia yá.