La psiquiatría y los estados violan los derechos humanos de los pacientes.

Violación de los derechos humanos por parte de la psiquiatría.

Catorce de los derechos  humanos de los 30 recogidos por la carta magna son violados constantemente  por la psiquiatría. Es sorprendente que tengamos que ser nosotros los primeros que hablemos de derechos humanos en salud mental en España, casi nadie lo hace, o si lo hacen hablan de ellos desde una pespéctiva completamente errónea y desenfocada; como dijo el psiquiatra Tomas Szazs, la psiquiatría práctica la esclavitud, nadie debe ser privado de su libertad si no se la ha privado a alguien antes, el internamiento en psiquiátricos es un crimen contra la humanidad.

No espere que un psiquiatra hable de derechos humanos, yo solo lo he visto con Peter Breggin y con Tomas Szasz. En España todavía no conozco a ningún psiquiatra que defienda los derechos humanos. Hay psiquiatras como Mario Carretero o como Iago Robles que parecen estar a favor de que se acabe con los internamientos a la fuerza y con la medicación de las personas a la fuerza, pero esta postura no la hacen pública.

Quiero aprovechar aquí para criticar a esas asociaciones de salud mental que dicen defender los derechos humanos de los pacientes pero que están a favor del electroshock o están a favor de los internamientos a la fuerza. A mí se me cae la cara de vergüenza cada vez que los veo en el día del orgullo loco reivindicando los derechos humanos. No quieren que los aten, pero no defienden que no los encierren. Algo así que no tiene lógica está sucediendo en España.

Esa es una de las razones por las que no hemos avanzado en España y en otros países en leyes que protejan a los pacientes psiquiátricos. Las graves contradicciones de las asociaciones de salud mental.

Quiero decir que el hecho de que la sociedad siga creyendo que los internamientos a la fuerza y bajo coacción son buenos se debe a la idea que ha transmitido a la sociedad la psiquiatría, de que las personas con problemas emocionales son unos enfermos mentales, y que hay que protegerlos de sí mismos, hay que proteger a las familias y que hay que proteger a la sociedad del loco. Esta forma de ver la salud mental no solo tiene siglos de retraso si no que es una visión racista de los pacientes psiquiátricos y no se corresponde con la realidad. La mayoría, el 99 % de los pacientes psiquiátricos son personas pacíficas.Y aunque necesitan ayuda no son un peligro para nadie.


El hecho de que se violen los derechos humanos de los pacientes psiquiátricos, derechos reconocidos como fundamentales en la Constitución Española no es la única violación de leyes vigentes. También se incumple el artículo 4 de la CONVENCIÓN SOBRE LOS DERECHOS DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD, en el que se pide que se acabe con la discriminación de las personas con discapacidad. Las leyes sobre salud mental en España discriminan a los pacientes psiquiátricos y violan sus derechos más fundamentales. Explicandolo con otras palabras, con sus palabras, con su jerga legal, la de un juez Español, el estado no puede ni debe encerrar a una persona por tener una discapacidad, discapacidad psíquica por trastorno mental, esto es una discriminación de una persona que tiene un problema emocional y no se puede vulnerar su derecho fundamental a la libertad(por tener una discapacidad).

Estos son los artículos incumplidos por la psiquiatría y por los Estados con su correspondiente comentario. El número se refiere al derecho humano correspondiente. Siendo el tres el tercer derecho humano en la declaración de derechos humanos.


3. Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a su seguridad personal.

Los psiquiatras privan de la libertad a los pacientes bajo la falsa creencia de que son enfermos mentales que son peligrosos para sí mismos o para los demás. Nadie debe ser privado de su libertad si no ha cometido un delito que haya sido juzgado en un juicio justo con garantías procesales. El internamiento en un centro psiquiátrico normalmente por periodos de más de tres semanas paralizan la vida del paciente, puede ser causa de una perdida del trabajo, puede ser la causa de la perdida de la oportunidad de estudiar, es en definitiva una parálisis de la vida de la persona que es inadmisible, a excepción de que la persona decida libremente ingresar en un centro psiquiátrico a voluntad propia.

4. Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre. 

La psiquiatría es una forma de esclavitud moderna donde los pacientes son ingresados en contra de su voluntad en centros psiquiátricos para cumplir con un modelo comercial impuesto por la psiquiatría y las multinacionales farmacéuticas, en donde se dice que la única forma de controlar el comportamiento de un paciente es tomando sus drogas psiquiátricas para controlar un desequilibrio químico existente en su cerebro. Entonces el paciente se convierte en un esclavo del sistema, un sistema que le obliga a tomar drogas psiquiátricas si quiere ser libre y si quiere no ser ingresado a la fuerza en un centro psiquiátrico por no tomar las drogas psiquiátricas. Es una forma de esclavitud puesto que el sistema psiquiátrico te priva del derecho a recibir tratamiento psicológico ya que afirma que el único responsable de tu enfermedad es el desequilibrio químico que hay en tu cerebro. Y es esclavitud porque no te deja decidir, en todos los demás casos una persona enferma puede reusar a tomar el tratamiento médico, en psiquiatría hasta que no tomas la droga no recuperas la libertad.

5. Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.
La privación de la libertad al paciente es una forma de tortura, es un trato cruel e inhumano y es degradante para la persona, el ser humano internado en un centro psiquiátrico a la fuerza pierde su dignidad y es cosificado como un conjunto de moléculas , es carne y reacciones químicas. Se le priva de su dignidad al afirmar que ha perdido el juicio y que ya no es capaz de cuidar de sí mismo. Se le cosifica, negando incluso la existencia del alma. El ser humano es algo más que un cerebro, un esqueleto, unos órganos,unos músculos ,una piel y fluidos corporales. Es un ser social con una personalidad propia, única en cada individuo, con derecho a pensar libremente, incluso tiene derecho a pensar cosas absurdas no aceptadas por la sociedad. Por otra parte es inhumano y cruel obligarlo a tomar drogas que discapacitan intelectualmente, como los antipsicóticos o que producen discisnesia tardía, o es cruel tomar drogas que crean adicción y que provocan sufrimiento físico si se dejan de tomar. A su vez es cruel obligar a tomar drogas ineficaces vendidas como medicamentos milagrosos, haciendo a los pacientes victimas de una pseudociencia y de un marketing agresivo muchas veces impuesto mediante el soborno de médicos y psiquiatras.En los centros psiquiátricos se ata a la gente a la cama, de hecho lo primero que te va a pasar cuando te ingresen es que vas a ser atado por la seguridad privada y vas a permanecer atado durante las primeras horas de tu internamiento. Tendrás suerte si eres ingresado en el centro psiquiátrico sin ser atado previamente. Y eso es independiente de las circunstancias que te llevaron a la privación de libertad.

6. Todo ser humano tiene derecho, en todas partes, al reconocimiento de su personalidad jurídica: es decir, ser tenido en cuenta por las leyes nacionales e internacionales.
La psiquiatría vulnera la propia declaración de los derechos humanos que son leyes reconocidas internacionalmente.

7. Todos somos iguales ante la ley y tenemos, sin distinción, derecho a igual protección de la ley. 

En cuanto se nos priva de libertad no somos iguales ante la ley, sino que se vulnera nuestros derechos legales dándole una imagen de que se respetan. Aparentemente en España la personas privada de su libertad en un internamiento a la fuerza tiene derecho a solicitar abogado, pero si no presenta informes de un psiquiatra diciendo que su salud mental es buena, independientemente de que un psicólogo certificase una buena salud mental, será privado de su libertad y su internamiento será autorizado por un juez. Nunca el psiquiatra va a hacer un informe positivo de un paciente, siempre te va a obligar a drogarte y a asistir a su consulta para controlarte, si no aceptas estas condiciones se te encierra. El tratamiento psiquiátrico se hace siempre bajo coacción no bajo libertad, incluso el que lo realiza de forma voluntaria una vez diagnosticado pierde su libertad personal. Y será obligado a tratarse a la fuerza si en algún momento se opone a ello. Desde el momento en que entras en el sistema psiquiátrico y te imponen un diagnóstico pierdes tu libertad.

8. Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley. Todos tienen derecho a igual protección contra toda discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal discriminación.
Supongamos que admitimos que tenemos un trastorno mental, que no una enfermedad mental. Por lo tanto pertenecemos a un grupo que tiene una discapacidad, esa discapacidad no justifica que se nos prive de libertad por padecerla, eso es una forma de discriminación. Las personas no tienen la obligación de asistir a consultas de psiquiatras o psicólogos. La persona podrá decidir como vivir con su discapacidad. Siendo normalmente esta discapacidad temporal y no para toda la vida, como trasmite el mensaje totalmente comercial y pesimista de la psiquiatría. Y es que la psiquiatría hace negocio con las personas más indefensas.

9. Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo ante los tribunales nacionales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la constitución o por la ley.
En la práctica las leyes en España son papel mojado, se violan los derechos humanos y constitucionales de las personas con problemas de salud mental, y solo se valora el criterio del psiquiatra, el psiquiatra se convierte en Dios y su opinión es omnipotente. No conozco ningún caso, aunque debe haber excepciones, donde a una persona se le hayan respetado sus derechos. Quizás la persona que ha sido internada por primera vez y no haya sido diagnósticada previamente pueda defenderse, pero es poco probable. El juez solo sigue el criterio de los psiquiatras incluso sabiendo que está vulnerando derechos fundamentales. El fanatismo de la psiquiatría es ciencia y la ciencia se pone por encima de los derechos fundamentales de la persona.


10. Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado.
Es obvio que la psiquiatría detiene arbitrariamente a la gente, haciéndolos presos, los centros psiquiátricos son pequeñas cárceles, donde las puertas están cerradas y donde los presos psiquiátricos son castigados atándolos a las camas, como estén un poco nerviosos o hablen más de la cuenta serán atados durante horas a la cama. Eso no pasas ni en las cárceles españolas.

13. Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación.
Llevar a la policía a tu casa, entrar en tu casa, que todos los vecinos vean el coche de la policía en la puerta del edificio, que te esposen y que te suban a una ambulancia esposado es una forma de meterse en tu vida privada, es una forma de meterse en tu domicilio. Que te etiqueten como enfermo mental y te obliguen a medicarte toda la vida afecta a tu honra y a tu reputación, destrozando tu reputación ante amigos, familiares y compañeros de trabajo. En los centros psiquiátricos se violan las comunicaciones de las personas, no permitiéndote hablar ni con tu abogado, se te restringe el tiempo que tienes para hablar, y solo se te deja hacer un determinado número de llamadas. No tienes libertad para comunicarte con el exterior.
14. Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado.Ya hemos visto que no se respeta el derecho a circular libremente ni por la psiquiatría ni por los estados. Que sea lo normal en la mayoría de los países no implica que sea lo correcto. Encerrar a alguien en contra de su voluntad y obligarle a tomar drogas es simplemente esclavitud.

17. Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión.
Dentro de la libertad de pensamiento está el hecho de que la persona pueda ser objetor de conciencia de la psiquiatría e incluso de la psicología. Es decir, el ser humano tiene el derecho mediante la declaración de los derechos humanos a no reconocer al psicólogo y o al psiquiatra como persona con autoridad para valorar cual es su estado mental. Los que hemos estudiado la psicología y la psiquiatría hemos llegado a la conclusión de que ninguna de las dos ramas de la salud mental son ciencia. Pudiendo estar equivocadas las dos.

18. Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión.

La opinión del paciente de que no padece una enfermedad mental es vista por el psiquiatra como una muestra de que el paciente está enfermo, de que como no tiene conciencia de la enfermedad, está enfermo. Eso es una violación de este artículo. Las personas tienen derecho a opinar por ejemplo que han estado trastornados durante un tiempo pero que no se tiene ninguna enfermedad cerebral y que el trastorno ya ha sido superado y forma parte del pasado.

19. Toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y de asociación pacíficas.

Mientras la persona permanece secuestrada en un centro psiquiátrico puede haber unos días en los que no se le conceda el derecho a tener visitas. Mientras está encerrado no podrá ejercer el derecho de la libertad de reunión con las personas que piensen como ella.

28. Toda persona tiene derecho a que se establezca un orden social e internacional en el que los derechos y libertades proclamados en esta Declaración se hagan plenamente efectivos.Es obvio que la psiquiatría y los estados, el Norteamericano, el Inglés, el Italiano, el Español, el Brasileño, el Chileno y todos en general vulneran constantemente los derechos humanos de sus ciudadanos usando la violencia de la policía y de la seguridad privada. Y esto debería poder llevarse a juicio. Sin embargo es muy poco probable que un estado como el Español los juzgados normalmente saturados y corruptos tuvieran la dignidad de cumplir con los derechos humanos y constitucionales. En otras palabras los juzgados deberían de sentenciar que la psiquiatría vulnera los derechos humanos y constitucionales, pero no lo hacen. Y eso es una forma de corrupción.

En definitiva, la psiquiatría debería ser algo voluntario, solo las personas que decidieran pacificamente y sin coacción de ningún tipo deben recibir servicios de los psiquiatras. Del mismo modo se debe respetar la libertad de pensamiento y todo ser humano debe poder elegir si considera o no a un psiquiatra como a un persona con autoridad para juzgar sobre temas de salud mental.

Si crees que en España y Latinomérica se violan los derechos humanos unete a nuestra asociación. Somos de las pocas asociaciones que lo decimos claro y que lo tenemos claro. LA PSIQUIATRÍA VIOLA LOS DERECHOS HUMANOS.

HAZTE SOCIO.

Correo: libertadyempoderamiento@gmail.com

Estos son los 14 artículos de la declaración de los derechos humanos incumplidos y violados por la psiquiatría y por el Estado ordenados y sin comentarios.

Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a su seguridad personal.

Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre.
Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.
Todo ser humano tiene derecho, en todas partes, al reconocimiento de su personalidad jurídica: es decir, ser tenido en cuenta por las leyes nacionales e internacionales.
Todos somos iguales ante la ley y tenemos, sin distinción, derecho a igual protección de la ley.
Todos tenemos igual derecho a protección contra toda discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal discriminación.
Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo ante los tribunales nacionales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la constitución o por la ley.
Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado.
Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación.
Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado.
Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión.
Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión.
Toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y de asociación pacíficas.
Toda persona tiene derecho a que se establezca un orden social e internacional en el que los derechos y libertades proclamados en esta Declaración se hagan plenamente efectivos.

Publicado en DERECHOS HUMANOS EN LA SALUD MENTAL.