No es cierto que las enfermedades mentales sean para toda la vida.

Tenemos 3 estudios que la psiquiatría, la industria farmacéutica y la prensa han intentado ocultar.

El estudio de Vermont

El primer estudio es de la psiquiatra Courtenay Harding. Es el estudio de Vermont. En este estudio se llegó a la conclusión que el 68 % de las personas diagnósticadas con esquizofrenia se recuperan de sus problemas emocionales. El estudio se hizo viendo la evolución de los pacientes pasados 30 años después ser diagnósticados y el estudio llegó a la conclusión de que sólo el 32 % de los pacientes seguían siendo enfermos crónicos. El resto el 68 % se había recuperado. El 34 % estaba completamente recuperado, el otro 34 % de personas estaban bastante bien, estaban funcionales socialmente. Todas las personas recuperadas tenían algo en común, que todas habían dejado la medicación. Dice el estudio que de las personas que no dejaron la medicación no se recuperó ninguna. El estudio fue realizado entre la década de los años 50 y la década de los años 80.

Y es que en Vermont habían optado por un modelo progresista para recuperar a las personas.

El estudio fue realizado en un hospital estatal de Vermont.

Es importante decir que a todas esas personas se las daba por perdidas. Se pensaba que eran personas irrecuperables.

El estudio de Chicago del 2007

El segundo estudio es el estudio citado por Robert Whitaker y recopilado por Daniel Mackler en un documental, aunque no se dice quien hizo el estudio.

En el segundo estudio el 40 % de las personas diagnosticadas como esquizofrenicos y que habían dejado la medicación se recuperaron. Mientras que de los que tomaban la medicación sólo el 5 % se recuperó.

Este estudio nunca fue publicado en la prensa. Pero si los resultados hubiesen sido los contrarios, que el 40 % de las personas medicadas se hubiesen recuperado frente al 5 % recuperados en los que no habían tomado medicación, el informe si se habría publicado en toda la prensa.

Tercer estudio. El estudio de Dialogo Abierto en Finlandia

En este tercer estudio se llegó a la conclusión de que el 85 % de los pacientes psicóticos se recuperaba de sus problemas emocionales, teniendo mucha más probabilidad de encontrar un trabajo y conservarlo que un ciudadano medio. Todos estos 3 estudios tienen algo en común. En que las personas que no tomaban lo que ellos llaman medicación se acababan recuperando.

Robert Whitaker afirma que puede haber algo en la medicación que impide que las personas se recuperen al tomarla. De hecho las sospechas de Whitaker son ciertas. Por ejemplo, las personas tratadas con antipsicóticos la mayoría pueden acabar siendo unos discapacidados debido a los efectos negativos sobre su salud debido a la toma de estas drogas. Las personas que las toman no pueden estudiar, tienen dificultades para trabajar, tienen problemas de concentración y de memoria y el psiquiatra usa la excusa de que la psiquiatría es medicina y ciencia para afirmar que la persona se encuentra mal porque tiene una enfermedad mental, cuando es el propio antipsicótico el que está dañando al paciente a todos los niveles. A nivel físico y mental. Su terapia biológica es la antiterapia. Cero beneficios para el paciente.

Pero desde mi punto de vista no es solo este hecho que menciona Whitaker, sino que es la cultura occidental que se ha creído las mentiras de la psiquiatría lo que influye negativamente en el comportamiento de las familias, de los amigos y de los compañeros de trabajo, creando un pesimismo que es poco útil para la persona afectada. La política psiquiátrica seguida y la manipulación de la información por parte de la industria farmacéutica son las que impiden que muchas de esas personas se recuperen. Es la actitud ante la vida lo que permite recuperarse a esas personas. Si mantienes la esperanza, si tienes una actitud positiva, si te empoderas, si buscas una forma de solucionar tu problema. Si te esfuerzas. Y encuentras a alguien que confía en tu recuperación probablemente acabes recuperándote. No me canso de decir que la psiquiatría actual pretende aprovecharse del que tiene o tuvo problemas emocionales y se encuentra débil y quiere hacer negocio con ellos. Buscando no solo el beneficio económico de vender millones de pastillas e inyectables. Sino buscando el poder político. Quieren tener poder en los juzgados, en los parlamentos y en la legislación. La psiquiatría quiere convertirse en un Lobby para hacer crecer los beneficios de la industria farmacéutica y para aumentar su prestigio usando la excusa de que los avala la medicina científica.

Por eso es importante que los colectivos de afectados por la psiquiatría presionen a la clase política para que haya un cambio en las leyes. Creando leyes que protejan sus derechos humanos. No a los internamientos a la fuerza. No al acoso y la coacción para que tomes drogas psiquiátricas.

Perfil de Linkedin de Courtenay Harding. Fuente 3

Courtenay M. Harding, Ph.D., recientemente se retiró como miembro del departamento de psiquiatría de la Facultad de Médicos y Cirujanos de la Universidad de Columbia. Fue entrenada en la Universidad de Vermont y Yale. También se acaba de jubilar como directora del Centro de Rehabilitación y Recuperación de la Coalición de Agencias de Salud Mental en Nueva York. La Dra. Harding se mudó a Nueva York desde Boston, donde fue Directora Senior del conocido Centro de Rehabilitación Psiquiátrica de la Universidad de Boston bajo William Anthony. Entre sus esfuerzos de investigación, la Dra. Harding participó en dos estudios NIMH de tres décadas sobre esquizofrenia y otras enfermedades graves y descubrió que muchas personas que alguna vez estuvieron profundamente discapacitadas podían mejorar significativamente y / o incluso recuperarse por completo. Estos hallazgos, similares a otros nueve estudios a largo plazo de todo el mundo, ayudaron a crear el Instituto para el Estudio de la Resiliencia Humana con el fin de investigar las formas en que las personas recuperaron sus vidas, incluido el regreso al trabajo. Hasta la fecha, recibió 52 subvenciones y contratos federales, estatales y de fundaciones para la investigación y estudios de esquizofrenia de servicios de salud mental. Ha recibido más de 46 premios y distinciones, incluido el Premio Alexander Gralnick Research Investigator Award de la fundación de la Asociación Americana de Psicología por «contribuciones excepcionales al estudio de la esquizofrenia y otras enfermedades mentales graves y por ser mentor de una nueva generación de investigadores». Dr. Harding ha publicado extensamente sobre esquizofrenia, rehabilitación y recuperación y ha presentado hallazgos de sus estudios y trabajo clínico en más de 500 reuniones estatales, nacionales e internacionales. Ha trabajado con 30 estados, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, 11 países europeos y 9 países asiáticos, incluida China, para rediseñar sus sistemas.

Ahora es una consultora internacional que ayuda a los programas a aprender sobre cómo implementar prácticas de recuperación, evaluaciones de programas, políticas públicas e investigación

Filosofía de la psiquiatra Courtenay Harding. Fuente 2

La psiquiatra Harding dedicó casi tres décadas con mucho esfuerzo y gran entusiasmo a estudiar, enseñar y demostrar empíricamente que el futuro de los pacientes está más asociado con sus vidas, esperanzas y sueños, relaciones interpersonales, el trabajo que realizan, la rehabilitación, recursos y redes de apoyo que reciben en lugar de las manifestaciones externas de las experiencias psicóticas que la psiquiatría clínica ha estado llamando síntomas.

Harding es una incansable defensora y renovadora de los conceptos y prácticas de rehabilitación y recuperación, tratando de promover un modelo más integrado. Ella enfatiza el papel clave de trasladar la responsabilidad y el control a estas personas con dificultades, ellos mismos, para recuperar sus proyectos de vida mejorando sus habilidades, intereses y entornos, en los comportamientos que facilitan la independencia, las relaciones familiares y la actividad laboral, en el aprendizaje del presente para mejorar su futuro, superando el estigma y la discriminación para convertirse en ciudadanos de pleno derecho en la comunidad. A veces, estos esfuerzos se asocian con los médicos y, a veces, por sí mismos con el apoyo de pares o familiares.

Fuente 1. (www.movimientoindignadosspanishrevolution.wordpress.com)

Informe realizado por Robert Whitaker sobre la realidad ocultada de la recuperación de la esquizofrenia. Documentado por Daniel Mackler. Y publicado en un artículo por Mario Utopía.

Artículo. Revisado y verificado el 3 de Julio del 2020.

Fuente 2. (www.isps.org)

La sociedad internacional para los enfoques psicológicos y sociales de la psicosis.

La filosofía de Harding.

Fuente 3.

Perfil en Linkedin de Courtenay Harding.

Fuente 4.

La Terapia de Dialogo abierto en Finlandia.

Fuente 5.

Toma estas Alas rotas. Documental de Daniel Mackler.

En este documental hay el testimonio de dos personas diagnosticadas como esquizofrénicas. Que tuvieron graves problemas de salud mental. Ambas se recuperaron y tuvieron vidas normales. Sus vidas son dos ejemplos de como dos personas con problemas emocionales extremadamente graves pueden llegar a recuperarse. Lo que contradice el mensaje de la psiquiatría de que la enfermedad es para siempre ¿Dónde está el desequilibrio químico de estas dos personas que se recuperaron? Una de ellas nunca tomó drogas psiquiatricas. Por lo que se recuperó sin tomarlas. Ambas, tras la recuperación llevaron vidas normales sin tomar medicación.

SI TE HA GUSTADO HAZTE SOCIO. PARA QUE ESTE TIPO DE CONTENIDO PUEDA SEGUIR ESTANDO EN INTERNET.

Pido disculpas a todos como autor del artículo al haber usado las palabras enfermo mental. No creo que la enfermedad mental exista, no se ha encontrado la causa orgánica de ninguna de las enfermedades. Sí, de ninguna. Tampoco hay métodos científicos para diagnosticarlas. Ni análisis de sangre, ni radiografías, ni análisis de orina, ni escaneres cerebrales. De hecho los psiquiatras solo diagnostican en función de la propia información que reciben del paciente, lo que no es nada científico. Creo que el idioma español es muy rico en expresiones y vocabulario y creo que hay muchas formas de referirse a una persona con problemas emocionales sin tener que usar el término loco, o enfermo mental.

Actualizado el 26 de Julio del 2020.

Publicado en Uncategorized y etiquetado , , .